Nov 032014
 

 

Existen muchos principios de lanzado pero si observamos por un momento todos se reducen a estos tres puntos que todo lanzador debe de dominar y conocer, los cuales podemos resumir en el siguiente acrónimo, ATA (Aceleración, Tensión, Alineación).

ACELERACIÓN.- La aceleración es la variación de la velocidad con respecto al tiempo. Una aceleración positiva implica un aumento de velocidad a medida que transcurre el tiempo, sirve como ejemplo un automóvil cuando pasa de una velocidad “X” a otra superior. Una aceleración negativa implica una disminución de la velocidad por unidad de tiempo, lo que equivale en términos automovilísticos a frenar un vehiculo.

¿Seguramente os estaréis preguntando por qué es tan importante la aceleración?

La Aceleración es la responsable de que consigamos cierta velocidad en la línea pues el golpe de lanzado parte de velocidad “0”. Así tenemos que si no hay aceleración no hay aumento de velocidad.

El segundo y más importante efecto de la aceleración en el lanzado consiste en posibilitar la flexión de la caña, lo cual es de suma importancia a la hora de lanzar eficientemente, aprovechando toda la energía aportada en el sentido correcto. Si obviamos la fuerza de rozamiento producida por el aire una caña va a flexar debido a las fuerzas de inercia que se originan en el sistema cuando estas se pone en movimiento y para que haya inercia es necesario que exista aceleración.

Ejercicios de lanzado. from FLY LOOP on Vimeo.

 

TENSIÓN.- Podemos decir que generar tensión en el sistema caña-línea consiste en reducir su flexibilidad, por una parte flexando la caña y, por otra, elongando la línea.

Cuando empezamos a acelerar la caña se originan fuerzas de inercia (opuestas al sentido de movimiento) y que son las responsables de la flexión que se produce en caña y la elongación de la línea. Al principio del golpe de lanzado la energía aplicada se utiliza en tensionar el sistema (comúnmente llamado “Eliminar la línea floja”) y a medida que este transcurre pasa a utilizarse en aumentar la velocidad. Despues, tras parar la caña, esta se endereza y transfiere parte de la energía elástica acumulada a la línea que ve incrementada con su velocidad.
Lanzar eficientemente es equivalente a lanzar con la mínima energía por lo que si desde el principio tenemos nuestra línea estirada y con un mínimo de tensión contra la puntera de nuestra caña estaremos aprovechando la energía aplicada al máximo, reduciendo el arco de lanzado, la longitud de nuestro golpe de lanzado, etc, lo que es sinónimo de eficiencia.
A medida que aplicamos energía al sistema línea-caña, esta la absorbe y utiliza para flexar y elongarse “como lo haría una goma” en la medida que la fuerza aplicada le permite, pero llega un momento en que la tasa de elongación es mínima en relación a la fuerza aplicada y es entonces cuando estamos moviendo todo el sistema con la misma aceleración hasta conseguir la velocidad máxima.

 

ALINEACIÓN.- Para empezar vamos a empezar desmitificando aquello de la regla de los 180º y esta tan anticuada como el método del reloj, (esta regla viene a decir algo así como que al realizar falsos lanzados, los lanzados delanteros y traseros deben de estar alineados en un ángulo de 180º) pues aunque en teoría parece lógica no lo es, y no lo es porque en nuestro planeta existe la fuerza de gravedad y el significado de «alineación » va mucho más allá de una simple perspectiva.

La Alineación o “Tracking” va mucho más allá y si queremos ser eficientes lanzado no solo se debe de alinear en el plano vertical sino en todos los planos, razón que muchos obvian y se limitan a un solo plano. Consegir una alineación perfecta consiste en alinear la trayectoria que describe la puntera de la caña con la trayectoria que describe la linea, asunto nada facil  y que es de vital importancia cuando manejamos muchos metros de línea.

Para tener un buen Tracking lanzando es necesario que alineemos la trayectoria de la punta de la caña con la mayor parte de la línea y es fundamental realizar una trayectoria lo más rectilínea posible. Una mala alineación en el plano vertical puede originar bucles negativos y bucles abiertos, también otras formas intermedias que tienen en común el no paralelismo de sus ramales. Una mala alineación en el plano horizontal, por lo general, producirá ganchos al final de la línea, hacia un lado u hacia otro.

En el siguiente vídeo podemos ver el efecto de una mala alineación, en este caso origina un bucle muy abierto con patas no paralelas.

Lanzado básico con errores from FLY LOOP on Vimeo.

Sorry, the comment form is closed at this time.