Sep 122010
 
Hace tiempo que este articulillo andaba escondido por algún rincón de mi pc, hoy lo he encontrado  y tras revisarlo creo que lo mejor es compartirlo con vosotros.
…………………Y es que últimamente el lanzado está de moda. No es de extrañar y parte de la culpa la tiene ese pozo sin fondo de información que es internet. ¿Pero no tenemos que hablar de bucles? ………………..Vamos a ello.
¿Por qué hacer bucles bonitos?
Por satisfacción personal, porque quieres impresionar a los amigos, porque quieres conquistar a esa mozuela pescadora que te observa desde la otra orilla, por mil y un motivo ¡tú decides! pero mi consejo es que sea para pescar más y mejor.
¿Qué cómo se hace eso?
Fácil, un bucle no es más que el resultado del movimiento de nuestra mano por lo que todo tu esfuerzo lo tienes que centrar en controlar tus músculos. Sí, he dicho bien, control, control del movimiento, control de la potencia.
¿Controlando qué…………?
Vayamos por partes, controlemos el movimiento. Recuerda que el movimiento de nuestra caña va de la posición de una parada a la posición de la otra parada.
Es muy importante que tengas en mente, al menos hasta que la memoria de tus músculos sea capaz de recordar, el movimiento correcto de nuestra muñeca y es que el control de la muñeca es fundamental si queremos impresionar a esa pescadora veinteañera, quizá sacar más y mejores peces.
Al principio del golpe de lance la muñeca debe de permanecer inmóvil, como decía Mel, debe tirar de la caña. Es en esta fase, aceleración, donde la línea se va tensando (cargándose, como dice un gran tipo de estos que saben lanzar) claro que nuestra caña también se dobla y menos mal que lo hace sino hacer bucles sexys sería arto difícil, pero sigamos con nuestro control del movimiento, perdón quiero decir muñeca.
Recuerda, ya tenemos todo el conjunto línea-caña bien tenso y cargado (como dice ese tipo del alter ego negativo), ahora y no antes es el momento de empezar a darle caña a la línea. Me explico, es el momento de empezar a rotar la muñeca y que nuestra caña haga de palanca incrementando la velocidad de la línea considerablemente. Es en esta fase (Fase de formación del bucle) en donde se definen la mayor parte de los parámetros físicos que definen nuestro bucle, pero dejemos la física para el Sr. Viñuales y centrémonos en nuestra muñeca, que es la que tiene el control.
Por ahora sabemos tirar de la caña sin rotar la muñeca, rotar la muñeca para darle velocidad pero ahora debemos hacer que nuestro bucle nazca, lo que es lo mismo, que nuestra línea adelante al puntal de la caña. Sí, lo has acertado, debes parar la caña para que nuestra línea adelante a la puntera de la caña y se forme el bucle. Del como realices la parada va a resultar el frontal de tu bucle, redondo, puntiagudo, etc.
Ya sabemos controlar el movimiento de nuestra muñeca, ahora vamos a aprender a controlar la energía que aplicamos a nuestro golpe de lance.
Controlando la potencia
Es en la fase A, aceleración, en la que la velocidad de nuestra mano aumenta progresivamente con el fin de tensar correctamente la línea y la caña, recuerda que la muñeca debe estar quieta por lo que es nuestro cuerpo y brazo los que deben impulsar la caña, tirando de ella. Este movimiento debe de ser muy progresivo para evitar tensiones innecesarias en la línea y puntal de nuestra caña.
En la fase R, rotación, el movimiento de rotación de la muñeca se suma al resto del brazo acelerando como consecuencia el puntal de nuestra caña. Debe ser un movimiento uniforme y acelerado, sin altibajos en la aceleración que en la mayoría de los casos nos ocasionaran problemas de bucles cruzados.
Es en la fase P, parada, donde al enderezarse la caña se transmite a la línea una parte de la energía que la caña empleo en su flexión. Sí, digo bien, una parte de la energía pues la caña lejos de aportar energía lo que hace es absorberla.
Recuerda entonces (ARP) Aceleración, Rotación y Parada.
¿Entonces?
Son mitos, falsos mitos aquellos que hablan de carga de la caña como una propiedad física de las cañas de almacenar integra la energía del lance para transmitirla a la línea tras la parada de la caña. Piensa que con un palo de escoba se puede lanzar y que este no flexiona. Pídele a un compañero que tire de tu línea y cuando creas que tu caña esta convenientemente cargada dile que la suelte, lo más probable es que la línea no llegue demasiado lejos.
Vaya rollo, ¿no? Pero a que te han quedado claras las tres fases de un golpe de lance ¿te las repito? Creo que no es necesario, lo mejor es que te vayas a practicar al parque, no hay peces pero si mozuelas a las que les sacaras una sonrisa cuando te vean lanzar.

Sorry, the comment form is closed at this time.