Dic 042018
 

Son muchos los que me preguntan por esta u otra caña de mosca y la respuesta siempre es la misma “Pruébala tú y elige la que mejores sensaciones te transmita”.  En el siguiente enlace os dejo algunas entradas del blog en las que hablo de cañas “Hablando de cañas de mosca” 

Durante las siguientes líneas os voy a contar cómo hago para elegir  una caña de mosca para sedal pesado, esto es, para lanzar una línea de mosca, y voy a dejar un poco de lado el comportamiento de la caña ante la pelea de un pez. Parece lógico pensar que una caña que se va a usar en acción de pesca, a diferentes distancias, debe de comportarse bien en todas ellas, no se trata tanto de tener una caña potente que nos permita mover 24 m de línea como de buscar una caña equilibrada que transmita ese “feeling” que andamos buscando y que, en definitiva, nos sacará una sonrisa de satisfacción en acción de pesca. Lo que aquí muestro son pruebas de andar por casa, que cualquiera de vosotros puede hacer, en las que valoro las sensaciones que nos transmite la caña y, que al  fin y al cabo,  son las que determinan la elección de la caña. Espero que os sean útiles.

Clasificación de acciones por la compañia Scierra. En 1/4 solo flexa una parte de 4. En 1/2 flexa 1 parte de 2 (La mItad de la caña). En 3/4 la flexión recae sobre 3 de las 4 partes en que se divide el blank. En 1/1 flexa 1 tramo de 1, lo que es todo el blank.

A la hora de valorar una caña son varios parámetros en los que nos podemos fijar, acción de la caña (Lugar por donde flexa), longitud y peso, potencia, progresividad de la curva de flexión y recuperación (Rápidez a la que se endereza la caña y nº de oscilaciones que presenta) Hasta aquí bien, todos estos datos podremos sacarlos del fabricante y la mayoría de las veces no nos dirán nada acerca del comportamiento de una caña. Como consumidores finales lo único que nos queda es pedir una caña de prueba a la tienda (Amigo, etc.) e ir al parque y cimbrear (NOTA: Hay una sutil diferencia entre cimbrear y sacudir una caña de mosca)  nuestra futura compañera de aventuras.

Lo primero que hago es seleccionar la línea que voy a usar para la prueba, siempre un perfil DT acorde a la clasificación AFFTA de la caña o, en su defecto, una línea de cabeza larga. Estaréis pensando “ya está aquí el pesao de las DT” “Si estas líneas están desfasadas” “Nadie compra eso” “Las fábricas ya no hacen perfiles DT”. Puede ser que llevéis razón pero a mi favor os digo que ya pinto canas, lanzo de puta madre, tengo los ……… pelaos de probar líneas,  pesco unas 120 jornadas al año y lanzo otras tantas, ¿seguimos?.  Una línea DT me va a permitir probar la caña con diferentes longitudes de línea volada, lo que es lo mismo, someter la caña a diferentes cargas y analizar el comportamiento que presenta con diferentes longitudes de línea volada. Otra característica importante es la uniformidad de la línea, muy a tener en cuenta a la hora de realizar correcciones aéreas.

Bajo estándar de 3 m de longitud y un trozo de lanita en su punta y EMPEZAMOS LA PRUEBA:

Prueba con 3 m de línea fuera de la punta de la caña:

En esta primera prueba dejo fuera de la caña unos 3 m de línea (Lo que viene a ser una distancia de pesca de alrededor de 8 m) y empiezo a realizar falsos lanzados en un plano inclinado centrándome en el bucle.  Muevo la caña sutilmente mediante un pequeño cimbreo y voy variando el tamaño y velocidad de los bucles. Por lo general una caña demasiado rígida me será  desagradable al no sentir prácticamente nada pues la carga de la caña es mínima y me obligará a lanzar con algo más de fuerza, además al presentar una flexión mínima mi bajo o lana pasará muy cerca de la puntera pudiendo chocar con ella.  Con esta combinación es difícil darle velocidad a la línea, lo que unido a la mayor rigidez de la varilla al no soportar fuerzas que la flexen hará que aparezca el típico morro de delfín, fruto de bucles estrechos y con escasa velocidad de línea.

Tenemos que huir de esa sensación que nos hace pensar “NO SIENTO LA CAÑA”

Una buena caña diseñada para pescar  paliara en cierto modo estas sensaciones y me transmitirá una buena sensación de carga, notaré que tengo una línea en la punta de la caña.

Prueba con 6 m de línea fuera de la punta de la caña:

A Partir de esta cantidad de línea fuera de la punta de la caña empiezo a sentir la línea y me siento muy cómodo realizando falsos lanzados.

Básicamente realizo lo que conocemos como espectro de 180 grados (empiezo realizando falsos lanzados desde un plano horizontal a mi derecha hasta otro situado a mi izquierda, pasando por la vertical.) Al trabajar en diferentes planos me veo obligado a variar el “timing” de los falsos lanzados y la velocidad que doy a la línea. Juego con diferentes velocidades y aperturas de bucle, así como me gusta variar la rapidez con la que realizo la parada.

Es mi longitud habitual de línea en acción de pesca por lo que busco comodidad, que haya “feeling” que la caña sea la continuación de mi brazo.  En este punto busco una caña que me permita hacer bucles muy rápidos, rectos, estrechos, puntiagudos y tan bien todo lo contrario, lentos, anchos, redondos. En definitiva busco el dominio total de la caña y para ello es necesario que haya “feeling”.

Prueba con 9 m de línea fuera de la punta de la caña:

Esta prueba es muy similar a la anterior, realizo un espectro de 180 grados buscando esas buenas sensaciones al lanzar pero además incorporo las correcciones aéreas. Me gusta ver y sentir  como la caña transmite a la línea el impulso de mi mano al realizar la corrección.

En este punto añado los lanzados curvos pues en ellos se solicita  la caña a diferentes esfuerzos y deformaciones y es muy interesante ver el comportamiento ante este tipo de lanzados.

Pero sobre todo presto atención a lo que yo llamo “histéresis” y es que ¿A quien le gusta tener una caña HISTÉRICA? Bien, cuando paramos la caña, está impulsa la línea hacia adelante liberándose del esfuerzo al que estaba sometida y recuperando su posición recta.  Esto influye de manera negativa en el ramal de la caña de nuestro bucle, por lo general originando ondas.  Para ello varío la intensidad de las paradas, así como la sujeción de la empuñadura tras ella con el fin de ver el tamaño de ondas que se producen en la línea. Por lo general, una caña con poca histéresis se recuperará antes del esfuerzo que causo la deformación y tendrá menos tendencia a originar ondas en la línea (Concretamente en el ramal de la caña).

No es por hacer publicidad, pero a día de hoy los blank menos histéricos que he probado han sido los de la casa Maxia.

Prueba con 12 m de línea fuera de la punta de la caña:

Estamos ante una cantidad importante de línea fuera de la caña por lo que ya empiezo a usar la doble tracción.  Realizo las mismas pruebas que en el apartado anterior pero además incorporo los lanzados rodados.

Presto especial atención a la flexión de la caña pues con estas cantidades de línea muchas cañas empiezan a flechar en exceso y transmiten sensaciones un poco raras. Algo así como que les falta “chicha” y digamos que a partir de aquí se le empiezan a ver las “pelotillas” al blank.

Prueba con 15 m de línea fuera de la punta de la caña:

Ya tengo  una cantidad importante de línea fuera de la caña por lo que me centro básicamente en el tamaño y forma de los bucles. Intento variarlos en tamaño, en velocidad y ver como se comporta la caña. Por un lado ver su efecto sobre el bucle (Línea) y por otro sentir que es lo que transmite. Existen cañas que enfatizan la sensación de lanzar solas, como si ésta, al enderezarse de la flexión a la que la hemos solicitado, nos ayudase a impulsar la línea.  Esto que parece lógico pues todas las cañas se comportan como un resorte, no lo es tanto y unos blank lo marcan más que otros.

Prueba con 18 m de línea fuera de la punta de la caña:

Con esta cantidad de línea realizo las mismas pruebas que en el punto del apartado anterior, es una cantidad de línea que vuelo fácilmente incluso con una mano, por lo que suelo realizarla con y sin tracción, encontrando el límite a muchas cañas. Es aquí donde se empieza a forzar el talón de la caña

Prueba con 21 o más m de línea fuera de la punta de la caña: 

¿Entendeis ahora porque me gusta probar las cañas con un perfil DT? Prácticamente, si una línea del 5 pesa en sus primeros 9 m unos 9 g, con 21 m de línea estaremos manejando un peso cercano a los 20g, lo que equivale a una línea del 11. Pues eso, a ver qué chicha tiene el talón de nuestra caña si aguanta o hace “Crack”

Existen cañas que, simplemente “no pueden”,  doblan hasta el portacarretes y es imposible manejar esa cantidad de línea con ellas.

Esta es la más sencilla de todas, si hace “crack” la descarto.

Prueba de calidad:

Por último, me fijo en las terminaciones, tipo de anillas, construcción, etc.  y por supuesto en el precio,  esto es lo que menos me gusta y la mayoría de las veces lo que me hace descartar la caña.

Si la caña se la quité de las manos a alguien (Tengo esa manía ¡perdonadme!) es entonces cuando miro la marca y modelo.

Estas pruebas anteriores me facilitan la elección de la caña, al menos me ayudan a elegir la caña que me gusta a mi, no la que te gusta a ti.

Ir a la tienda, pedir que os dejen probar el modelo que os queréis llevar y si os gusta a vosotros, compradlo. Pensar que estás adquiriendo una herramienta que usaréis para pescar, una herramienta que te ayudará a disfrutar de la pesca, de tu “hooby”. En definitiva, si has elegido “tu” caña de pescar a mosca disfrutaras de ella pues es con la que te sientes a gusto. ¿A qué esperas?

¿Y si la tienda no os quiere prestar una caña para probar? Sencillo, le dais las gracias al incompetente del vendedor y os vais a otro lugar, sin olvidar hacer una reseña en facebook y etiquetarlo.

 

En definitiva se trata de conocer el uso que le vamos a dar una caña y valorar su comportamiento en esa zona.  Hoy me iré a probar una caña del numero 10, la Scierra Big Fly, una caña que usaré para mover 9-11 m de línea y que destinaré a la pesca del lucio. Dado que conozco cual es su fin pondré especial énfasis  en su comportamiento cuando volamos entre 8 y 15 m de línea.

Si en otra ocasión valoro una caña de línea 4 destinada a pesca de truchas, tendré en cuenta su comportamiento en distancias habituales de pesca, por ejemplo entre 6 y 20 m de distancia, sin descartar el comportamiento a mayor distancia y obtener una valoración global  de el.

 

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)