May 082017
 

La última vez que baje por este lugar casi me toca sacar del río a mi compañero Esteban, el generoso caudal y lo pedregoso de su lecho ayudaban a ello y el largo tramo elegido junto con la baja forma física del “compi” se prestaban a ello. Creedme si os digo que no me hizo ninguna gracia cuando le oí decir “ si me pasa algo ¿tu me puedes sacar hasta el coche?  Conocedor del lugar mire a lo alto y lejos, lo mire a él y dije “camina”.

 DSCF37651486714_10204711711456587_4791719563221321945_n

En fín, en esta ocasión elegimos un acceso a priori más complicado pero que resultó ser de lo más cómodo al encontrar una vieja senda de acceso al río y que seguramente es frecuentada por  los cérvidos del lugar para bajar a beber agua.

__________________________________________________________

Lo tengo claro, 10 pies, un poco de hilo de color y unos perdigones, voy a reventar el tramo…..¡QUE INGENUO! El río corto de agua para las fechas que son pero bien de caudal para pescar a seca, yo “erre que erre” dando perdigonazos y espantando truchas, por un momento  pienso en poner un tanden seca ninfa pero sigo empecinado con las ninfas. Ya es algo personal entre ellas y yo,  al final me rindo y tras una hora de espantar truchas, en una parada para reponer líquidos, me decido por una oliva emergente.

Se me hace curioso  el ver que las truchas me dejan acercarme hasta escasos 5 m de ellas, además las encuentro pegadas a la orilla en sitios que antes no estaban y, por si no era suficiente se ven unos plecos con el culo rojo sobrevolando el agua. Me acuerdo de una mosca  que llevo en la caja, un bicho en corzo con el culo de foam de color rojo, resultado de una conversación con Roberto Caldeiro y que acerté a montar el año pasado. La jornada transcurre entre trucha y trucha, de pequeño tamaño pero bien bonitas con la librea característica de estas fechas, vestidas de lunares, que para eso es la feria de Abril.

DSCF6509DSCF6503DSCF6508                                                        DSCF6510DSCF6506

Una vez llegado al inicio de la senda de subida me despido con una sonrisa de oreja a oreja, no han sido muchas truchas, quizá algo más de veinte, pero la cantidad de ellas que he visto  me hace pensar en futuras jornadas…………………………………

Sorry, the comment form is closed at this time.