Sobre mí

 

Empecé a pescar barbos con lombriz a los 12 años en aguas del río Cabriel, enseguida me atrajo el lanzado ligero y empecé a dedicar mis jornadas de pesca a ir tras los peces que tenía en los ríos Júcar y Cabriel, ambos a 12 min de casa.

La primera vez que vi a un mosquero, fue a mi buen amigo Anastasio, que me prestó su caña y me dió indicaciones de como mover la «cola de rata», evidentemente acabé liado con la línea. El caso es que quedé maravillado con el ir y venir de esa línea en el aire, contaba con 18 primaveras, estudiante y sin un duro, por lo que seguí con el «lance ligero».

Fue no hace mucho, en el 2006, cuando empecé a pescar a mosca. Desde el primer lance lo tuve claro, de hecho el 3er día partí mi caña por el talón intentando llegar a la otra orilla. Contacté con Pepe Reig y los amigos de Aems del comité valenciano, conocí a José R. Mateu, con él la CNL y el mundo del lanzado en España. Entre otros, debo lo que sé a lanzadores como Alejandro Viñuales, Aitor Coterón, Raúl Portes, Fernado Gil y Carlos Azpilicueta.

A finales del año 2009 supere las pruebas de Máster Instructor de Lanzado del programa PAIL, en el 2010 me certifiqué como instructor por la Fly Fisher International, después pasé a formar parte de la CNL y durante 3 años participé en la creación y  desarrollo de ADELAM.

Desde hace unos 9 años dirijo mi propia escuela de pesca «Fly Loop», así como  «Fly Loop Adventures», y últimamente me he embarcado en un  ambicioso proyecto formativo de pesca a mosca a nivel provincial.

Me apasiona enseñar lanzado con sedal pesado y me encanta la pesca a mosca,  para mi uno y otra van de la mano y así lo enseño. Dominar el lanzado con sedal pesado no es otra cosa que dominar las herramientas que utilizamos para pescar y eso se traduce en eficiencia.

Víctor González