Dic 072018
 

Toda la geografía peninsular está repleta de embalses donde viven especies como el Lucio, Black Bass, Sandras, Ciprínidos, Siluros, etc. En definitiva, peces que llegan a alcanzar un tamaño considerable y son susceptibles de ser pescados a mosca. Pero además, España es una península con km y km de costa donde poder tentar diferentes especies de peces. Para la gran mayoría de estos peces en Scierra disponen del modelo Salis y el que aquí traemos el Troll-Big Fly que es un 4% más fuerte que el salis.

 

Un bonito lucio capturado con la caña Scierra Big Fly #10 y la línea Scierra Big Fly II S3

Otro bonito lucio capturado con las “Big Fly”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero veamos un poco más de este modelo. A primera vista destaca el color rojo del blank (El blank está realizado en grafito de módulo intermedio 30T, ideal para este modelo y al que le otorga una gran rapidez de respuesta) revestido con unas anillas Pac Bay y una empuñadura de aglomerado de corcho con el fin de conseguir una mayor resistencia y durabilidad. El porta carretes es un ALPS (Marca que aporta un toque de calidad al conjunto) y que viene rematado en un generoso talón de combate. Todos los componentes de la caña son resistentes al agua salada y la corrosión por lo que pueden ser usadas tanto en agua dulce como salada. Disponible en 9ft y potencias del 8 al 10. Una caña que para el precio que tiene no está nada mal y rematada con componentes de calidad.

Porta carretes ALPS, un toque de calidad para esta impresionante caña.

Lo que al principio parecía que iba a ser un incordio acabó encantandome. EL generoso talón de combate se agradece lanzando y en la pelea del pez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya en la mano, la Scierra Big Fly 9ft #10 presenta una acción media con una curva de flexión suave y progresiva (Es un punto importante en el que el diseñador de estos blank, Mathias Lilleheim pone especial interés). Por último,  destacar que el espesor del blank ha sido calculado para ofrecer un buen compromiso entre resistencia y rapidez de recuperación de la caña, obteniendo así una caña rápida.

La “abuela” BW junto al track 1 #7-9 y cargada con una línea #12 S5.      La “nieta” BF unida al traxion 2 #8-10 y cargado con BFII #10 S3.

En definitiva la acción media y progresiva nos permite lanzar con menos esfuerzo, a pesar de estar probando una caña del número 10 ¿Por qué? La mayoría de los pescadores piensan que una caña rígida y con acción de punta es lo ideal para mover moscas pesadas. Bien, en estas numeraciones una acción media requiere de menos esfuerzo a la hora de mover la caña y creedme, a lo largo de toda una jornada se agradece el tener una acción más suave. Además, en Scierra se han preocupado precisamente de testear diferentes acciones en combinación de diferentes tamaños de moscas obteniendo los mejores resultados a la hora de mover “moscos” con este tipo de acciones.

Con poca cantidad de línea fuera de la punta de la caña se siente bien, al menos yo la siento, aunque  no es su fuerte.  Digamos que es a partir de unos 7 u 8 m de línea manejada cuando se le empieza a sacar todo su potencial en combinación con la línea Big Fly II #10 (Probada en acción de pesca con flotante y hundimiento 3, ambas en #10). El combo Big Fly está perfectamente equilibrado para mover entre los 9 y 11,5 m de la cabeza de la línea, cosa que se nota al disparar línea, pues con solo la cabeza fuera de la línea y una mosca de 20 cm se alcanzan distancias superiores a 25 m sin mucho esfuerzo. En definitiva, es una caña diseñada para lanzar moscas grandes a unas distancias más que suficientes.

(No olvidemos que Scierra diseña sus líneas para que estén en equilibrio con sus cañas, así estas líneas aunque cumplen  los parámetros de la AFFTA tienen una cabeza estudiada para ser lanzada cómodamente por esta caña)

 

Os dejo un video en el que podéis ver cómo se comporta lanzando un streamer de algo más de 20 cm…….

 

 

Dic 042018
 

Son muchos los que me preguntan por esta u otra caña de mosca y la respuesta siempre es la misma “Pruébala tú y elige la que mejores sensaciones te transmita”.  En el siguiente enlace os dejo algunas entradas del blog en las que hablo de cañas “Hablando de cañas de mosca” 

Durante las siguientes líneas os voy a contar cómo hago para elegir  una caña de mosca para sedal pesado, esto es, para lanzar una línea de mosca, y voy a dejar un poco de lado el comportamiento de la caña ante la pelea de un pez. Parece lógico pensar que una caña que se va a usar en acción de pesca, a diferentes distancias, debe de comportarse bien en todas ellas, no se trata tanto de tener una caña potente que nos permita mover 24 m de línea como de buscar una caña equilibrada que transmita ese “feeling” que andamos buscando y que, en definitiva, nos sacará una sonrisa de satisfacción en acción de pesca. Lo que aquí muestro son pruebas de andar por casa, que cualquiera de vosotros puede hacer, en las que valoro las sensaciones que nos transmite la caña y, que al  fin y al cabo,  son las que determinan la elección de la caña. Espero que os sean útiles.

Clasificación de acciones por la compañia Scierra. En 1/4 solo flexa una parte de 4. En 1/2 flexa 1 parte de 2 (La mItad de la caña). En 3/4 la flexión recae sobre 3 de las 4 partes en que se divide el blank. En 1/1 flexa 1 tramo de 1, lo que es todo el blank.

A la hora de valorar una caña son varios parámetros en los que nos podemos fijar, acción de la caña (Lugar por donde flexa), longitud y peso, potencia, progresividad de la curva de flexión y recuperación (Rápidez a la que se endereza la caña y nº de oscilaciones que presenta) Hasta aquí bien, todos estos datos podremos sacarlos del fabricante y la mayoría de las veces no nos dirán nada acerca del comportamiento de una caña. Como consumidores finales lo único que nos queda es pedir una caña de prueba a la tienda (Amigo, etc.) e ir al parque y cimbrear (NOTA: Hay una sutil diferencia entre cimbrear y sacudir una caña de mosca)  nuestra futura compañera de aventuras.

Lo primero que hago es seleccionar la línea que voy a usar para la prueba, siempre un perfil DT acorde a la clasificación AFFTA de la caña o, en su defecto, una línea de cabeza larga. Estaréis pensando “ya está aquí el pesao de las DT” “Si estas líneas están desfasadas” “Nadie compra eso” “Las fábricas ya no hacen perfiles DT”. Puede ser que llevéis razón pero a mi favor os digo que ya pinto canas, lanzo de puta madre, tengo los ……… pelaos de probar líneas,  pesco unas 120 jornadas al año y lanzo otras tantas, ¿seguimos?.  Una línea DT me va a permitir probar la caña con diferentes longitudes de línea volada, lo que es lo mismo, someter la caña a diferentes cargas y analizar el comportamiento que presenta con diferentes longitudes de línea volada. Otra característica importante es la uniformidad de la línea, muy a tener en cuenta a la hora de realizar correcciones aéreas.

Bajo estándar de 3 m de longitud y un trozo de lanita en su punta y EMPEZAMOS LA PRUEBA:

Prueba con 3 m de línea fuera de la punta de la caña:

En esta primera prueba dejo fuera de la caña unos 3 m de línea (Lo que viene a ser una distancia de pesca de alrededor de 8 m) y empiezo a realizar falsos lanzados en un plano inclinado centrándome en el bucle.  Muevo la caña sutilmente mediante un pequeño cimbreo y voy variando el tamaño y velocidad de los bucles. Por lo general una caña demasiado rígida me será  desagradable al no sentir prácticamente nada pues la carga de la caña es mínima y me obligará a lanzar con algo más de fuerza, además al presentar una flexión mínima mi bajo o lana pasará muy cerca de la puntera pudiendo chocar con ella.  Con esta combinación es difícil darle velocidad a la línea, lo que unido a la mayor rigidez de la varilla al no soportar fuerzas que la flexen hará que aparezca el típico morro de delfín, fruto de bucles estrechos y con escasa velocidad de línea.

Tenemos que huir de esa sensación que nos hace pensar “NO SIENTO LA CAÑA”

Una buena caña diseñada para pescar  paliara en cierto modo estas sensaciones y me transmitirá una buena sensación de carga, notaré que tengo una línea en la punta de la caña.

Prueba con 6 m de línea fuera de la punta de la caña:

A Partir de esta cantidad de línea fuera de la punta de la caña empiezo a sentir la línea y me siento muy cómodo realizando falsos lanzados.

Básicamente realizo lo que conocemos como espectro de 180 grados (empiezo realizando falsos lanzados desde un plano horizontal a mi derecha hasta otro situado a mi izquierda, pasando por la vertical.) Al trabajar en diferentes planos me veo obligado a variar el “timing” de los falsos lanzados y la velocidad que doy a la línea. Juego con diferentes velocidades y aperturas de bucle, así como me gusta variar la rapidez con la que realizo la parada.

Es mi longitud habitual de línea en acción de pesca por lo que busco comodidad, que haya “feeling” que la caña sea la continuación de mi brazo.  En este punto busco una caña que me permita hacer bucles muy rápidos, rectos, estrechos, puntiagudos y tan bien todo lo contrario, lentos, anchos, redondos. En definitiva busco el dominio total de la caña y para ello es necesario que haya “feeling”.

Prueba con 9 m de línea fuera de la punta de la caña:

Esta prueba es muy similar a la anterior, realizo un espectro de 180 grados buscando esas buenas sensaciones al lanzar pero además incorporo las correcciones aéreas. Me gusta ver y sentir  como la caña transmite a la línea el impulso de mi mano al realizar la corrección.

En este punto añado los lanzados curvos pues en ellos se solicita  la caña a diferentes esfuerzos y deformaciones y es muy interesante ver el comportamiento ante este tipo de lanzados.

Pero sobre todo presto atención a lo que yo llamo “histéresis” y es que ¿A quien le gusta tener una caña HISTÉRICA? Bien, cuando paramos la caña, está impulsa la línea hacia adelante liberándose del esfuerzo al que estaba sometida y recuperando su posición recta.  Esto influye de manera negativa en el ramal de la caña de nuestro bucle, por lo general originando ondas.  Para ello varío la intensidad de las paradas, así como la sujeción de la empuñadura tras ella con el fin de ver el tamaño de ondas que se producen en la línea. Por lo general, una caña con poca histéresis se recuperará antes del esfuerzo que causo la deformación y tendrá menos tendencia a originar ondas en la línea (Concretamente en el ramal de la caña).

No es por hacer publicidad, pero a día de hoy los blank menos histéricos que he probado han sido los de la casa Maxia.

Prueba con 12 m de línea fuera de la punta de la caña:

Estamos ante una cantidad importante de línea fuera de la caña por lo que ya empiezo a usar la doble tracción.  Realizo las mismas pruebas que en el apartado anterior pero además incorporo los lanzados rodados.

Presto especial atención a la flexión de la caña pues con estas cantidades de línea muchas cañas empiezan a flechar en exceso y transmiten sensaciones un poco raras. Algo así como que les falta “chicha” y digamos que a partir de aquí se le empiezan a ver las “pelotillas” al blank.

Prueba con 15 m de línea fuera de la punta de la caña:

Ya tengo  una cantidad importante de línea fuera de la caña por lo que me centro básicamente en el tamaño y forma de los bucles. Intento variarlos en tamaño, en velocidad y ver como se comporta la caña. Por un lado ver su efecto sobre el bucle (Línea) y por otro sentir que es lo que transmite. Existen cañas que enfatizan la sensación de lanzar solas, como si ésta, al enderezarse de la flexión a la que la hemos solicitado, nos ayudase a impulsar la línea.  Esto que parece lógico pues todas las cañas se comportan como un resorte, no lo es tanto y unos blank lo marcan más que otros.

Prueba con 18 m de línea fuera de la punta de la caña:

Con esta cantidad de línea realizo las mismas pruebas que en el punto del apartado anterior, es una cantidad de línea que vuelo fácilmente incluso con una mano, por lo que suelo realizarla con y sin tracción, encontrando el límite a muchas cañas. Es aquí donde se empieza a forzar el talón de la caña

Prueba con 21 o más m de línea fuera de la punta de la caña: 

¿Entendeis ahora porque me gusta probar las cañas con un perfil DT? Prácticamente, si una línea del 5 pesa en sus primeros 9 m unos 9 g, con 21 m de línea estaremos manejando un peso cercano a los 20g, lo que equivale a una línea del 11. Pues eso, a ver qué chicha tiene el talón de nuestra caña si aguanta o hace “Crack”

Existen cañas que, simplemente “no pueden”,  doblan hasta el portacarretes y es imposible manejar esa cantidad de línea con ellas.

Esta es la más sencilla de todas, si hace “crack” la descarto.

Prueba de calidad:

Por último, me fijo en las terminaciones, tipo de anillas, construcción, etc.  y por supuesto en el precio,  esto es lo que menos me gusta y la mayoría de las veces lo que me hace descartar la caña.

Si la caña se la quité de las manos a alguien (Tengo esa manía ¡perdonadme!) es entonces cuando miro la marca y modelo.

Estas pruebas anteriores me facilitan la elección de la caña, al menos me ayudan a elegir la caña que me gusta a mi, no la que te gusta a ti.

Ir a la tienda, pedir que os dejen probar el modelo que os queréis llevar y si os gusta a vosotros, compradlo. Pensar que estás adquiriendo una herramienta que usaréis para pescar, una herramienta que te ayudará a disfrutar de la pesca, de tu “hooby”. En definitiva, si has elegido “tu” caña de pescar a mosca disfrutaras de ella pues es con la que te sientes a gusto. ¿A qué esperas?

¿Y si la tienda no os quiere prestar una caña para probar? Sencillo, le dais las gracias al incompetente del vendedor y os vais a otro lugar, sin olvidar hacer una reseña en facebook y etiquetarlo.

 

En definitiva se trata de conocer el uso que le vamos a dar una caña y valorar su comportamiento en esa zona.  Hoy me iré a probar una caña del numero 10, la Scierra Big Fly, una caña que usaré para mover 9-11 m de línea y que destinaré a la pesca del lucio. Dado que conozco cual es su fin pondré especial énfasis  en su comportamiento cuando volamos entre 8 y 15 m de línea.

Si en otra ocasión valoro una caña de línea 4 destinada a pesca de truchas, tendré en cuenta su comportamiento en distancias habituales de pesca, por ejemplo entre 6 y 20 m de distancia, sin descartar el comportamiento a mayor distancia y obtener una valoración global  de el.

 

May 272018
 

Es habitual que se me pregunte por qué línea elegir para pescar a mosca o si determinada línea es buena para pescar o practicar lanzado, la respuesta casi siempre la hago en base a la distribución de la masa a lo largo de ella y en las preferencias del pescador. Por supuesto, aunque recomiende algún modelo de Cortland por ser las que mejor conozco,  suelo ser bastante objetivo al respecto, o eso creo.

Sabemos que las truchas no son tontas y cuanto más grandes, más astutas, por lo que la línea (Considero al bajo de línea como una parte integrante de la línea) quizá sea la parte que más importancia tiene a la hora de componer un equipo de pesca a mosca. Por una parte es la encargada de llevar nuestra mosca hasta su objetivo, con su diseño nos ayuda a bregar contra el viento, está directamente implicada en el dragado de nuestra mosca, el tamaño del bajo y mosca a usar está directamente relacionado con el diseño de esta, etc. Pero quizá algo a tener en cuenta cuando lanzamos un sedal pesado de pesca a mosca son las sensaciones que nos transmite, ese “feeling” suele ser la base por la que usamos una línea con respecto a otra y aquí no solo tiene importancia el perfil.

Durante los últimos años, la Cortland trout boss de cabeza larga ha sido mi acompañante habitual en los cursos de lanzado, una excelente perfil  en todos los sentidos, pero veamos la nueva OMNI- VERSE cuyo perfil es idéntico a la trout boss antigua pero la mejora en comportamiento es notable, constituyendo la línea más versátil de Cortland.

Color Verde “Moss” para la parte de la barriga que permite pasar desapercibida a la hora de pescar.

 

Básicamente se trata de una línea de cabeza larga cuya cabeza mide 18,9 m que cumple las  especificaciones AFTTA pero cuya barriga mide tan solo 9 m, con un cono delantero de 2,13 m y un cono trasero largo de 7,62 m. La podemos encontrar en dos tipos, el primero en  color Orange/white,  ideal para situaciones en las que necesitemos una alta visibilidad (Hi VIZ) de línea como practicar lanzado. Un segundo tipo es el color Moss/white, que alterna el verde con el blanco, ideal para aquellas situaciones en que queremos una línea discreta a la hora de pescar. En ambos modelos encontramos la parte  del cono trasero y línea de disparo en color blanco, lo cual nos marca el punto en el que sacar el máximo rendimiento al perfil WF de la Omni-Verse.

Como ya sabéis el cono corto nos va a permitir utilizar bajos largos y cortos, versatilidad que es de agradecer a la hora de enfrentar diferentes escenarios de pesca. Pero vamos a lo interesante, las sensaciones, y que en parte vienen determinadas por la distribución de masa en el perfil, principalmente barriga y cono trasero, así como por la elasticidad y capacidad de deslizamiento de la línea.

Lo primero que tenemos que saber es, que para “sentir” la línea, esta debe de tirar de nuestra mano, principalmente con poca cantidad de línea fuera de la punta de la caña y para eso es recomendable que haya más cantidad de material cerca de la punta de la línea. Por este motivo un cono corto permite que haya más cantidad de masa cerca de la punta y que la sensación de carga sea mayor que en perfiles con ahusamientos largos o perfiles tipo TT. No debemos olvidar que cuando lanzamos, el bucle en su avance arrastra tras él al ramal de la caña por lo que una barriga paralela nos ayuda a “sentir” la línea frente a otra descentrada con más material en la parte trasera.

Como decía antes, un punto interesante es que tenemos una línea de cabeza larga y barriga corta, esto hace que una vez que tenemos fuera de la caña unos 11 m de línea podamos empezar a pensar en disparar línea de manera eficiente. Además el ahusamiento largo somete al ramal de la mosca a una aceleración más suave, forzando el avance del bucle, y permitiendo  el manejar mucha cantidad de línea a la vez que realizar correcciones con suma facilidad.

Básicamente se trata de una línea de cabeza larga cuya cabeza mide 18,9 m que cumple las  especificaciones AFTTA pero cuya barriga mide tan solo 9 m, con un cono delantero de 2,13 m y un cono trasero largo de 7,62 m.

Pero aquí no termina la cosa, la Omni-Verse incorpora la “shooting technology” que proporciona un acabado más rígido y duro de la capa exterior junto con una superficie ultra lisa facilitando el deslizamiento a través de las anillas y el disparo de la línea  (Si nuestras caña tiene anillas muy finas y usamos en ella líneas blandas, las anillas tienden a “clavarse” en la línea impidiendo el deslizamiento).  Además, el recubrimiento está realizado con diferentes tipos de polímeros lo que permite ser usada en un rango de temperatura de sin alteraciones en su comportamiento. Otras marcas incorporan en la superficie de la línea aditivos de PTFE pero estos tienden a “caer” con cierta facilidad, es el caso del famoso AST de SA.

Omni Verse Orange/White Una excelente línea para las prácticas de lanzado por su excelente visibilidad.

Un punto interesante es que la línea presenta una cierta rigidez y un exterior duro y ultra liso, cosa de agradecer a la hora de lanzarla, pues se facilita el deslizamiento y la sensación de carga es mayor al tener una baja elasticidad, prácticamente cercana a cero.

En definitiva se trata de una línea con mucho “feeling”, dispara bien, extiende recto y presenta una  elasticidad muy baja. Una excelente línea de pesca en color Moss/White, válida para bajos largos y cortos, perfecta para pescar en corta y larga distancia, que permite disparar línea o manejar una gran cantidad de línea con suma facilidad.

Xao

May 152018
 

Soy de la opinión de que la parte más importante de un equipo de pesca a mosca con sedal pesado es la línea, más importante incluso que la mosca y muy por encima de una buena caña. Claro que, yo considero al bajo de línea como parte de la línea pues cualquier línea comercial puede ser mejorada mediante un buen bajo, al menos adaptarla a las circunstancias particulares de cada uno, pero veamos un poco más sobre este gran desconocido.

Las funciones del bajo son varias, por un lado constituye el nexo de unión más débil entre el pez y pescador, está directamente implicado en el dragado de la mosca, supone una unión “invisible” entre mosca y línea, pero sobre todo nos ayuda a poner la mosca en el lugar elegido de la manera adecuada. Lo cierto es que el bajo ideal no existe pero si existen una serie puntos que nos pueden hacer comprender la dinámica del bajo, para ello creo que lo mejor es “empezar la casa por el tejado” e ir de la situación final a la inicial.

Por un momento pensar en que queremos usar un terminal 6X  (0.127 mm) de 120 cm de longitud al que ataremos una determinada mosca. Además, queremos que ese terminal se extienda sin brusquedad en un lanzado normal sin demasiado esfuerzo ¿Cómo hacemos esto? Fácil, controlando la energía que llega hasta el terminal.

Bajos cónicos o leaders utilizados por los mosqueros españoles

 

 Si nos fijamos en muchos bajos cónicos de marcas de renombre, Cortland, Frog Hair, Máxima, etc, todos tienen una cosa en común, entienden el bajo dividido en 3 partes, butt, tapered y tippet. Y en cierto modo es correcto, aunque podamos subdividir cada una de esas partes en múltiples o asignar a cada parte “madre” una longitud diferente. Pero antes de hablar de la estructura del bajo  veamos cual es la función de cada una de esas partes:

Perfil clásico de un bajo cónico comercial  30-40-30

BUTT: Es la parte unida a la línea, la encargada de transmitir la mayor cantidad de energía posible a la parte media “taper”. A la hora de realizar bajos largos esta parte cobra especial importancia pues interesa que sea lo más larga posible.

TAPER: Es la parte media y supone un puente de unión entre la parte gruesa (Butt) y el terminal (tippet). En esta sección se produce un fuerte frenado de la extensión del bajo ayudándonos a controlar la energía que llega al terminal.

TIPPET: Es el último tramo, lo que conocemos como terminal, y su función es diversa. Debe de tener una longitud y diámetro adecuado al volumen de la mosca administrando la energía que llega hasta nuestra mosca para que pueda extenderse sin brusquedad. También está directamente relacionado en el mayor o menor dragado de nuestra imitación.

A continuación os dejo una tabla en la que podéis ver la longitud de las diferentes partes y su proporción con respecto a la longitud total.

 

 


Diferencia de grosor entre tramos contiguos:

La escuela americana nos dice que para que un bajo esté equilibrado la reducción en diámetro debe de ser como máximo de aproximadamente un 33% entre tramos para que no haya descoordinaciones en la extensión de tramos, también podemos aplicar el mismo planteamiento a la unión línea bajo.  Veamos un ejemplo para 4 tramos:

                Por ejemplo, nuestra línea termina en 0.70 mm por lo que tendríamos que añadir un Butt un 33% menor, simple 0.70 x 2/3 = 0.47 mm para el butt. Para calcular el diámetro de los tramos medios calcularíamos los 2/3 de 0.47 = 0.31 mm, un tercer tramo se quedaría en 0,20 mm y un cuarto en  0.13 mm. El con similar densidad primer tramo constituye el butt, los dos tramos medios sería el taper y el cuarto tramo el tippet.  Yo aquí he dividido el tramo intermedio en dos subtramos, cosa que podemos hacer en cualquiera de los tres tipos principales.

A continuación podéis ver el diámetro en punta de diferentes líneas flotantes y el diámetro mínimo del Butt correspondiente, lo aconsejable es que el butt esté entre 2/3 y 3/4 del diámetro de la punta de la línea.

  Cortland 444 DT #5 Peach:    1,05 mm                 Butt: 0.7 mm

 Cortland Sylk DT #4:   0.85 mm                            Butt: 0.56 mm

   Cortland Competition Nymph #4:    0.68 mm      Butt: 0.45mm

 Cortland Omniverse WF #6:   1.03  mm               Butt: 0.68 mm

Otras escuelas,  como la francesa, nos dicen que no se debe de disminuir más de 0.05 mm en los tramos gruesos y más de 0.02 mm en los tramos más finos.  Sea como sea, hemos de tener en cuenta a la hora de diseñar el bajo que similar efecto a la disminución del diámetro supone el aumentar la longitud de  los tramos. Por lo general, un bajo largo debe disipar menos energía que un bajo corto por lo que jugando con la longitud y diámetro de los tramos podremos adaptarlo a nuestras necesidades.

                *Hay que tener precaución en no usar esta regla con líneas hundidas o si mezclamos nylon con fluorocarbono pues tienen diferentes densidades.

¿Se puede mezclar nylon con fluorocarbono a la hora de confeccionar un bajo?

Supongo que como todo en esta vida, si conocemos el material y como se comporta, sabemos lo que hacemos y lo que queremos, pues no veo por qué no.

Sea como fuere, el fluoro es mas rígido, menos resistente o más delicado al nudo, menos elástico, más denso que el nylon (con una densidad de 1.70 g/cm3  frente al 1.20 g/cm3 del nylon) y con un índice de refracción más cercano al del agua pura  que el nylon. Todo esto hace que, a priori, sea aconsejable para usarlo en la pesca a ninfa, mientras que el nylon se presta más adecuado a estilos de mosca seca.

Aunque como todo, el pescador es quien tiene la última palabra y debe de confeccionar el bajo según sus necesidades.

Desde aquí, os invito a probar diferentes bajos anudados, a mezclar materiales y sobre todo a probar y a elegir por vosotros mismos pues  la técnica de lanzado no es la misma de un pescador a otro y lo que a mí me funciona quizá no lo haga con vosotros.

 

Xao.