Jun 102019
 

Soy de los que se deja llevar por las sensaciones que transmite una vara de pescar, en esta ocasión fue amor a primer “toque” y es que cuando algo va bien, va bien y ¡punto! Cogí la caña, unos lanzados en corto, otros medios y algunos más largos hicieron que en mi cara se dibujara una expresión de placer, fiel reflejo de las bondades de la vara que tenía en mis manos.  La culpable fue una Maxia MX 9´2” #2.

No pasó mucho tiempo, más bien fue al día siguiente, que llamé a Alejandro Viñuales  y le dije “quiero un blanco MX 9´ #3”  No está en catalogo, me respondió, pero te fabrico uno.  Me puse manos a la obra y empecé a preparar el sutil aderezo para él.

La caña se ve fina y se siente ligera, fruto de la distribución del peso a lo largo de su longitud, poniendo especial énfasis en no sobrecargar el puntal con barnizados excesivos, si no todo lo contrario, dejándolos muy justos con el fin de ganar en reactividad. Las anillas y portacarretes, sin ser los más ligeros, tienen un peso correcto y un bonito color titanio, la empuñadura está realizada en corcho grado AAA con mis típicos pirograbados de truchas.

Ya en la mano se siente ligera y progresiva, muy rápida y reactiva, montada con mi línea Cortland WF3  habitual de pesca a seca, tanto en corto como en medias y largas distancias. “Loops” precisos, bien formados, tensos, sin ondas parasitas debido a las vibraciones de la caña, son fáciles de conseguir con esta caña.  Por un momento decido cambiar a la Cortland Sylk DT4 y aunque la maneja estupendamente y se lanza fácilmente con ella prefiero las sensaciones que transmite con la WF3, aunque a estas alturas de la pesca todos tenemos claro que una caña puede lanzar un gran abanico de numeraciones de líneas.

¿Y los peces? Pues eso digo yo ¡Pobres peces! Delicadeza y potencia combinada. Protege muy los terminales gracias al progresivo puntal y al mismo tiempo en su tercio inferior dispone de suficiente rigidez como para pelear los más grandes, pero con una curva de flexión progresiva y sin “puntos duros”,  de hecho la he podido probar con algunas truchas de más de 50 cm y el comportamiento es excelente.