Ago 052012
 
Por esas cosas de la vida, quizá porque me pillaba demasiado lejos de mi antigua residencia dejé de pescar este río. Estuvo en el olvido un tiempo, hasta que poco a poco fui recibiendo agradables comentarios sobre el. Lo importante es que en lo que va de temporada le he dedicado sobre unas diez jornadas, todas estupendas, hasta la primera, que me hice una bailarina.
Comprenderéis que no de nombres de lugares, ni muestre fotografías que den pistas sobre ellos, comprenderéis que sitios así son para cuidarlos, aunque muchos de vosotros los conoceréis.
EL río, perfecto de agua.
El amigo Ignacio en busca de esas preciadas pintonas
Pele y mele
Este tramo es espectacular
La incombustible “Adams” hasta en Agosto.
Fijaros en las rodilleras, este modelo es cojonudo.
Entre tanta forma redondeada hay una longitudinal.
Último modelo de “wet wading”

  4 Responses to “Un río para cuidar.”

  1. Precioso rio Víctor, e increíble ese tramo rectito…uff.

  2. Y porque no sabes de los L. sclateri que lo habitan, sino aún te gustaría más.

  3. La mejor manera de no enseñar estos sitios es no mostrarlos ni hablarle a nadie de ellos.

  4. Hola Miguel, no se trata de no enseñar sino de cuidar.

Sorry, the comment form is closed at this time.